Certificación es la declaración formal de que determinada cosa, status o evento es verdadero. Debe ser emitida por alguna institución, o alguien, que tenga fe pública. Esto es, que tenga credibilidad ante la sociedad. Esa credibilidad puede ser instituida por ley o proveniente de aceptación social. ¿Qué es lo primero que le viene a la cabeza después de leer esta definición?

Imagino que ISO haya sido la respuesta de la mayoría. Una entidad cuya credibilidad vino por aceptación social y que hoy es sinónimo de estandarización y calidad. Pero, ¿por qué mi empresa precisa seguir reglas definidas por una entidad que no obliga a nadie a seguirlas? Es claro que en muchos sectores esa libertad no es tan grande. Pero, en general, se puede decir que las empresas optan por ser certificadas ISO pues entienden que eso sea benéfico para ellas.

De acuerdo con la ISO Survey 2017, son más de un millón y medio de empresas que poseen alguna certificación (sólo están consideradas aquí las 10 certificaciones más buscadas). Dos tercios de éstas optaron por la ISO 9001. ¿Cuáles son las razones que justifican todo el esfuerzo de conquistarse una certificación?

Listo abajo 8 razones para que su empresa tenga una certificación ISO:

1. Estandarización

Los objetivos de la estandarización son:

  • Simplificar la producción en las diversas industrias;
  • Garantizar la consistencia y la seguridad de los productos;
  • Promover la colaboración y la compatibilidad globales.

De manera general las empresas experimentan innegables beneficios tecnológicos, económicos y sociales como resultado de la estandarización.

2. Atender los requisitos del cliente

Este es un motivo peligroso. Muchas empresas quieren una certificación ISO sólo para satisfacer una exigencia del cliente. O el cliente declara que sólo hará negocios con proveedores certificados. Sí, es preciso atender a los clientes de forma satisfactoria, pero de manera plural y continua. Concentrarse sólo en ese beneficio, y en su aumento inmediato, sin colocar al cliente realmente al frente puede costar mucho más a largo plazo.

3. Mejorar la calidad de los procesos y productos

La adopción de un método estandarizable proveniente de una certificación ISO tiene todo que ver con calidad. Aunque la certificación no sea la ISO 9001. Entonces, el resultado de una certificación ISO es un mejor nivel de calidad para toda la organización, para cada proceso y cada producto.

Existen muchas definiciones de “calidad”, pero Philip Crosby y Joseph Juran proveen dos de los mejores: Crosby definió como “conformidad con los requisitos”; Juran la llamó “adecuación al uso”. Un sistema de gestión bien concebido e implementado de forma eficaz, colocará a su empresa en el camino para la calidad.

4. Describir, entender y comunicar los procesos de su empresa

La ISO exige que usted identifique y describa sus procesos usando métricas de negocios. La finalidad es administrar y controlar mejor sus procesos de negocios. Los objetivos forman el centro de su sistema. Las métricas son usadas para entender y comunicar el desempeño de su sistema con relación a sus objetivos. Si usted hace una tentativa honesta de adecuarse a los requisitos de obtención de una certificación ISO, aprenderá más sobre su empresa.

5. Mejorar la consistencia de sus operaciones

Reducir la variación en sus procesos es la mejor definición de consistencia. Su cliente es más bien atendido cuando usted provee un producto consistente: siempre con las mismas dimensiones, mismo peso, mismas tolerancias, misma salida.

Claro, ellos no aceptan variación, ¡y usted tampoco debe! ¿Y cómo usted disminuye la variación? ¡Aumentando el control de sus procesos! El control viene de un objetivo claro, de colectar datos sobre el proceso y de entender cómo ajustar el proceso para mantener la salida consistente. Los requisitos de la ISO ayudan en todos estos puntos.

6. Mejorar la eficiencia, reducir el desperdicio y economizar dinero

Un sistema de gestión ISO no es perfecto. Pero un sistema bien ejecutado permite que su empresa se aproxime a la perfección. A medida que sus procesos mejoran, se vuelven más consistentes y usted alcanza sus objetivos con mayor regularidad, usted verá resultados tangibles. Su desperdicio en los procesos disminuirá.

El desperdicio es resultado de la mala calidad y de la ineficiencia y es dinero perdido para siempre. La ineficiencia resulta de variaciones y procesos inconsistentes. Reduzca la variación, mejore la consistencia y usted tendrá menos desperdicio y más dinero.

7. Facilitar la colaboración en los negocios

El hecho de que la ISO tenga alcance y plena aceptación internacional facilita la realización de negocios colaborativos, investigación y desarrollo de nuevos productos. La estandarización permite que su empresa haga negocios internacionales con la certeza de la compatibilidad y de la invariabilidad de un producto o de un insumo a ser usado en su proceso.

8. Alcanzar reconocimiento internacional

Ya hablamos sobre la credibilidad de la ISO al inicio de este artículo. Y ese factor no puede ser desconsiderado. La obtención de una certificación ISO va a colocar a su empresa en un grupo muy selecto. Todos sabemos que la imagen que la organización transmite es un factor muy importante en un proceso comercial.

Consideraciones finales:

Razones para que su empresa tenga una certificación ISO

Son varios los beneficios que pueden ser obtenidos a través de una certificación ISO. Pero por más que ellos sean claros y evidentes, cuando una empresa insiste en adoptar una certificación sólo por presión del mercado, los beneficios pueden ser fácilmente sustituidos por maleficios. El proceso que era para ser renovador pasa a ser un fardo.

Concéntrese en su objetivo, planifique, use un buen sistema de gestión para que lo ayude y disfrute de los beneficios de la certificación que usted juzga más importante para su negocio.

¿Quedó interesado en buscar una Certificación ISO? Elaboramos un recorrido con 4 artículos que lo ayudarán a prepararse mejor para este desafío:

  1. Evaluando el nivel de madurez de la calidad de su organización
  2. ¿Cuáles son los costos de la calidad?
  3. Las 4 etapas esenciales en auditorías de calidad
  4. Cómo prepararse para una Auditoría ISO y qué esperar de ella
Tobias Schroeder

Autor

Tobias Schroeder

MBA en Gestión Estratégica en la UFPR. Analista de negocio y de mercadeo en SoftExpert, proveedora de software para automatización y mejora de procesos de negocio, conformidad reglamentaria y gobernanza corporativa.

También puede interesarte:

¡Reciba contenido gratuito en su e-mail!

Inscríbase en nuestra Newsletter y reciba contenidos sobre las mejores prácticas en gestión producidos por especialistas.

Al hacer clic en el siguiente botón, usted confirma que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad.