Independientemente de la etapa de evolución de su empresa, planificar el futuro es esencial. La planificación ayuda a estar preparados ante situaciones adversas y a proyectar acciones para el desarrollo de la empresa. En este artículo presentaremos una de las herramientas más útiles para la planificación organizativa: el análisis DAFO.

¿Qué es el análisis DAFO?

El nombre proviene de la sigla en inglés de las palabras:

    • Strengths (fortalezas)
    • Weakenesses (debilidades)
    • Opportunities (oportunidades) y
    • Threats (amenazas)

Se trata de una herramienta que suele utilizarse en el marco de la planificación estratégica y sirve para evaluar el entorno de la empresa (interno) y aquel en el que se inserta (externo). Se deben relacionar todos los factores que influyen en el desempeño de la empresa, desde las condiciones macroeconómicas hasta elementos internos como la disponibilidad de recursos y la satisfacción de los colaboradores.

El análisis DAFO se organiza en forma de matriz para facilitar el análisis y las inferencias sobre los factores identificados.

Análisis DAFO
Análisis DAFO

Entorno interno

Consiste en todo aquello sobre lo que la empresa tiene control y puede actuar para cambiar. En este contexto se identifican las fortalezas y debilidades de la organización. Pero no hay que limitar el análisis a lo que está dentro de las “paredes” de la empresa. Es necesario entender estos factores como un todo. El registro de un producto, por ejemplo, no se realiza dentro de la empresa, pero se tiene control sobre él.

Por lo tanto, todo aquello en lo que la empresa puede intervenir conforma su entorno interno: sus instalaciones, políticas internas, flota de vehículos, clientes, los precios de los productos y servicios, la disponibilidad de capital, etc.

  • Fortalezas

Estas son las ventajas competitivas de la organización en relación con la competencia y deben ser estudiadas para sacarles el máximo partido. Algunos ejemplos son: la ubicación cerca de un puerto puede considerarse un punto fuerte para una empresa que exporta una gran parte de su producción. Del mismo modo, un minorista o un banco pueden utilizar una marca fuerte a su favor.

  • Debilidades

En este grupo de elementos se encuentran las deficiencias de la empresa en relación con la competencia. Las acciones deben planificarse para minimizar o eliminar las debilidades. Aquí podemos relacionar elementos como: maquinaria obsoleta, mano de obra no cualificada, ubicación geográfica desfavorable. Todos estos son elementos sobre los que la empresa puede actuar, aunque la dificultad o el costo sean elevados.

Entorno externo

Reúne los factores favorables para la organización (oportunidades) y los desfavorables (amenazas). A diferencia de lo que ocurre en el entorno interno, la empresa no tiene ningún control sobre estos elementos. Ocurrirán y estarán presentes independientemente de la voluntad y las acciones que tome la empresa. En cualquier caso, es posible establecer estrategias para aprovechar las oportunidades y defenderse de las amenazas.

  • Oportunidades

Se trata de acontecimientos y situaciones temporales o permanentes que favorecen los resultados de la empresa. De nuevo, imaginemos una empresa que exporta una gran parte de su producción. Un tipo de cambio favorable representa una importante oportunidad para ella. Del mismo modo, los hoteles se ven favorecidos cuando se celebran eventos a gran escala en la ciudad o región en la que se encuentran.

  • Amenazas

Por el contrario, los acontecimientos o condiciones que perjudican a la empresa deben figurar como amenazas. Utilizando de nuevo el ejemplo de la empresa exportadora, la escasez de contenedores perjudicará sin duda sus operaciones y se debe tratar de encontrar formas de minimizarla.

Exploración de la matriz DAFO: Análisis cruzado

Una vez estudiados todos los elementos del entorno interno y externo relevantes para el desempeño de la empresa, es el momento de establecer las relaciones entre ellos. Algunas de las posibles relaciones y estrategias correspondientes son las siguientes:

Estrategia de confrontación

Fortalezas vs. amenazas: encuentre los puntos fuertes de su empresa que pueden utilizarse para mitigar o neutralizar cada amenaza.

Estrategia de ataque

Fortalezas + oportunidades: utilice los puntos fuertes de la empresa para aprovechar al máximo las oportunidades existentes. Intente descubrir cómo sus fortalezas pueden impulsar las oportunidades identificadas.

Estrategia de blindaje

Debilidades + oportunidades: busque formas de utilizar las oportunidades para minimizar una debilidad de su empresa. Por ejemplo, una oferta creciente de empresas de logística puede minimizar la desventaja de una ubicación geográfica desfavorable.

Estrategia de protección

Debilidades vs. amenazas: cree planes de contención que eviten que una debilidad potencie la aparición de una amenaza. Imaginemos una empresa cuya debilidad es su escasa capilaridad de distribución y la amenaza es el crecimiento de competidores mejor estructurados. Se puede adoptar una estrategia de uso de distribuidores para evitar que la debilidad materialice la amenaza.

¿Ha comprendido la importancia del análisis DAFO? Aproveche y descubra cómo SoftExpert Desempeño puede ayudarle a realizar un análisis completo del entorno que esté totalmente integrado con las métricas y planes de acción de su planificación estratégica.

 

Laurides Dozol

Autor

Laurides Dozol

MBA en Gestión Empresarial en la FGV. Analista de negocio y de mercadeo en SoftExpert, proveedora de software para automatización y mejora de procesos de negocio, conformidad reglamentaria y gobernanza corporativa.

También puede interesarte:

¡Reciba contenido gratuito en su e-mail!

Inscríbase en nuestra Newsletter y reciba contenidos sobre las mejores prácticas en gestión producidos por especialistas.

Al hacer clic en el siguiente botón, usted confirma que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad.