Gases de efecto invernadero: ¿cómo los controla en su empresa?

¿Sabes todo lo que necesitas saber sobre los gases de efecto invernadero (GEI)? ¿Cómo controla su empresa estos gases? ¿Cuál es la relación entre los gases de efecto invernadero y ESG? Lee el siguiente texto y aclara todas tus dudas sobre este tema.

Los últimos 10 años han demostrado que el cambio climático está ocurriendo ahora y es probable que empeore mucho. Vea algunas evidencias encontradas por la Nasa:

  • La temperatura media de la superficie del planeta ha aumentado alrededor de 1 °C desde finales del siglo XIX;
  • Los siete años más cálidos de la historia fueron a partir de 2015, siendo los tres primeros: 2016, 2019 y 2020;
  • El nivel global del mar aumentó unos 20 centímetros en el siglo pasado. No obstante, la tasa en las últimas dos décadas es casi el doble que la del siglo pasado y se acelera ligeramente cada año;
  • Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida disminuyeron en masa. Los datos muestran que Groenlandia perdió un promedio de 279.000 millones de toneladas de hielo por año entre 1993 y 2019, mientras que la Antártida perdió alrededor de 148.000 millones de toneladas de hielo por año;
  • Desde el comienzo de la Revolución Industrial, la acidez de las aguas superficiales de los océanos ha aumentado en aproximadamente un 30 %.

Muchos de estos hallazgos se deben en gran parte al aumento de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y otras actividades humanas. Las consecuencias de cada una de estas evidencias las experimentamos en nuestra vida cotidiana, con eventos catastróficos y desastres naturales cada vez más frecuentes.

Gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero son gases que pueden retener el calor. Recibieron este nombre de “invernadero” por su similitud con esta estructura. El invernadero es una cámara cerrada con paneles de vidrio transparente que dejan pasar la luz del sol. Esta luz crea a su vez calor y al estar todo cerrado, el gran truco de un invernadero es que no deja escapar ese calor.

Así es exactamente como actúan los gases de efecto invernadero. Dejan pasar la luz del sol a través de la atmósfera, pero evitan que el calor que trae la luz solar salga de la atmósfera. En general, los gases de efecto invernadero son algo bueno. Sin ellos, nuestro planeta sería muy frío y no existiría la vida tal y como la conocemos. Sin embargo, todo en exceso no es bueno. La cantidad de GEI liberados hoy en día por las actividades humanas supera en gran medida las emisiones naturales y la capacidad del planeta para absorberlos.

Las fuentes de emisión de estos gases varían mucho de país a otro, e incluso pueden ser diferentes entre regiones de un mismo país. Pero en general, a continuación se pueden señalar las principales:

ESG y los gases de efecto invernadero

Hoy en día no es nuevo que oigamos o leamos sobre “controlar o incluso reducir los gases de efecto invernadero”. Este es un tema que se está convirtiendo, año tras año, en una preocupación global, discutida en grandes conferencias mundiales involucrando países y empresas. Pero es posible que haya notado que este tema se ha hablado aún más en la última década. Como era de esperar, las organizaciones enfrentan una presión creciente – de inversores, grupos de defensa, políticos, consumidores e incluso líderes empresariales – para reducir las emisiones de GEI de sus operaciones y sus cadenas de suministro y distribución.

Según el Harvard Business Review, alrededor del 90 % de las empresas del S&P 500 (las 500 mayores empresas del mundo que cotizan y están domiciliadas en las principales bolsas de valores de Estados Unidos, el NYSE y el Nasdaq) ahora emiten algún tipo de informe ambiental, social y de gobierno corporativo (ESG); que casi siempre incluye una estimación de las emisiones de GEI de la empresa.

La mala noticia es que ya estamos inmersos en una crisis climática. Esto significa que, aunque las empresas reduzcan mañana sus GEI a cero, el dióxido de carbono en la atmósfera permanece allí durante 300 a 1.000 años. Es demasiado tarde para detener el calentamiento, pero reducir las emisiones ralentizará el aumento y ayudará a prevenir futuras catástrofes.

El problema es que estimar las emisiones de GEI no es tan simple como mirar el balance de prueba financiero de una empresa el año pasado. Los cálculos utilizan factores de emisión publicados que son específicos de los procesos y actividades industriales individuales.

Además, si bien los programas federales de informes de GEI generalmente analizan las fuentes directas de emisiones relacionadas con la producción y combustión de combustible, los informes de GEI como parte de un programa ESG generalmente consideran las emisiones indirectas hacia arriba y hacia abajo en la cadena de suministro, así como las emisiones financiadas en un portafolio.

GHG Protocol

De hecho, los informes de ESG, también conocidos como informes de sostenibilidad, se han vuelto indispensables para las empresas que cotizan en bolsa que desean ser reconocidas como inversiones de ESG. Sin embargo, las metodologías de medición y los informes aún están lejos de ser estandarizados. Como consecuencia, pocos informes de ESG se involucran significativamente con las compensaciones morales dentro de los tres pilares y con las ganancias de la empresa. Además, las organizaciones también presentan selectivamente métricas que se retratan favorablemente, lo que da como resultado la percepción generalizada de que los informes de ESG están inundados de greenwashing.

En lo que respecta específicamente al control de las emisiones de gases de efecto invernadero, una de las grandes iniciativas para la estandarización, incentivo a la divulgación de los inventarios y mayor transparencia, fue creado el Greenhouse Gas Protocol. Más conocido como GHG Protocol, este programa establece marcos globales estandarizados e integrales para medir y gestionar las emisiones de GEI de las operaciones del sector público y privado, las cadenas de valor y las acciones de mitigación. Para la realización de los inventarios corporativos, el GHG Protocol establece seis pasos básicos:

  • Los límites de la organización dependen de la estructura de la empresa y de la relación con todas las partes involucradas. Las operaciones de las empresas varían en sus estructuras legales y organizativas. Incluyen operaciones de propiedad total, empresas conjuntas incorporadas y no incorporadas, filiales y otras;
  • Los límites operativos se determinan mediante la identificación de las emisiones de GEI asociadas a las operaciones de la empresa incluidas en los límites organizativos. Estas emisiones deben clasificarse como directas o indirectas.

Para ayudar a delinear las fuentes de emisiones directas e indirectas, mejorar la transparencia y ser útil para diferentes tipos de organizaciones, diferentes tipos de políticas climáticas y objetivos comerciales, se han definido tres ámbitos para el registro y la presentación de informes de GEI:

 

  • Posteriormente, cada empresa hará el levantamiento de sus datos de emisión de acuerdo con las especificidades de su operación y de sus fuentes de GEI. Esta etapa del proceso debe respetar la definición de ámbitos realizada en el primer paso.
  • En la página web del GHG Protocol, existen diferentes herramientas, divididas en las categorías sectores cruzados (combustión estacionaria, combustión móvil, utilización de HFC e incertidumbre de mediciones y estimaciones) y específicas del sector (aluminio, hierro y acero, cemento, petróleo y gas, pasta y papel, empresas de oficina, entre otros). Las herramientas tienen explicaciones paso a paso para la aplicación y su uso es opcional.
  • La última tarea del inventario es la producción de un informe y, para ello, existen metodologías muy bien definidas tanto en el GHG Protocol, como en la propia ABNT ISO/TR 14069:2015.

Tecnología e inventario de GEI

Como ya se dijo anteriormente, los datos de emisión de gases de efecto invernadero se distribuyen en diferentes departamentos, sitios y regiones geográficas. Consolidar y convertir los datos en información procesable para ayudar a reducir las emisiones también es un gran desafío.

Por lo tanto, el uso de una herramienta puede ayudar a las empresas a eliminar errores humanos, a realizar un análisis efectivo de los escenarios y gestionar sus emisiones de GEI en todos los niveles.

SoftExpert ESG permite desde la recopilación eficiente de datos para la difusión de informes de sostenibilidad hasta la optimización y automatización de los procesos y operaciones que contribuyen directamente a los resultados de ESG. Los paneles gerenciales (dashboards) permiten a las empresas acceder a la información actualizada sobre el estado de todas las actividades e indicadores de desempeño relacionados con los tres pilares.

La solución también simplifica el proceso de realización del inventario de emisiones de GEI. Vea algunos de los beneficios a continuación:

  • Cree formularios personalizados que cumplan con la metodología de cálculo de su preferencia;
  • Ingrese fácilmente las fórmulas según la metodología elegida y calcule automáticamente el total de carbono equivalente según cada fuente de emisión;
  • Acompañe todo el proceso de gestión del inventario, sabiendo dónde y con quién está parado;
  • A través de gráficos y dashbords personalizados, supervise en tiempo real los datos llenados en el inventario;
  • Asociar riesgos, informes de inconformidades y los planes de acción a los informes de emisión.

¿Le interesa nuestra solución? ¡Entonces, póngase en contacto con nuestro equipo de expertos ahora mismo!

Quiero conocer más sobre SoftExpert ESG

Camilla Christino

Autor

Camilla Christino

Camilla Christino es Analista de Negocios en SoftExpert, graduada en Ingeniería de Alimentos en el Instituto Mauá de Tecnologia. Tiene una sólida experiencia en el área de la calidad en las industrias alimentarias con un enfoque en el seguimiento y adecuación de los procesos de auditoría interna y externa, documentación del sistema de gestión de la calidad (ISO 9001, FSSC 22000, ISO / IEC 17025), Control de Calidad, Asuntos reglamentarios, buenas prácticas de fabricación (BPF)/normas de correcta fabricación (NCF), HACCP y FCC. También está certificada como auditor líder en la norma ISO 9001: 2015.

También puede interesarte:

¡Reciba contenido gratuito en su e-mail!

Inscríbase en nuestra Newsletter y reciba contenidos sobre las mejores prácticas en gestión producidos por especialistas.

Al hacer clic en el siguiente botón, usted confirma que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad.