Behavior Based Safety (BBS), o Seguridad Basada en el Comportamiento (SBC), es un proceso que busca reforzar los comportamientos diarios de los colaboradores y del liderazgo por medio de observaciones de seguridad, reduciendo los riesgos de accidentes en el local de trabajo. Sea cual sea el tamaño de la organización, la aplicación del SBC necesita un equipo dinámico e innovador, que evalúe e implemente acciones con el objetivo de mejorar constantemente el sistema de gestión de la seguridad del trabajo.

La idea es que los mismos empleados logren administrar la seguridad, identificando, comprendiendo y midiendo los riesgos y, posteriormente, tomando acciones que reduzcan las chances de accidentes por medio del cambio de comportamientos.

Es fundamental asegurar el compromiso de la alta dirección y de los líderes, además de la adhesión del trabajador de la línea de frente. La participación entre todos es crucial para que haya alineación con los objetivos del programa, en caso contrario su iniciativa de crear y mantener un programa BBS probablemente fracasará. Durante la etapa inicial de planificación del programa, reúna a un equipo de profesionales que ya esté familiarizado con la seguridad basada en comportamiento para ayudarlo en el programa y determinar las medidas de éxito.

Cómo implementar un programa de seguridad basado en comportamiento (SBC)

Para implementar un programa de seguridad eficaz basado en comportamiento, su organización debe establecer una cultura de seguridad que siga los pasos siguientes:

1. Observación

En esta etapa, se evalúa cómo los empleados cumplen sus tareas en el día a día. Lo llamados “observadores” deben ser empleados que posean capacitación en conducir análisis de seguridad en el local de trabajo y tengan experiencia en las tareas que están observando;

Es importante que toda la organización esté enterada de cuál será el período de observación para que la situación no sea calificada como una «trampa» ante los empleados.

2. Check list

Un formulario de check list de verificación puede ayudar a orientar al observador con enfoque en las acciones, abordajes y actitudes de los empleados

Esta lista de verificación deberá tener preguntas asociadas al contexto de un programa de seguridad basado en el comportamiento. Algunos asuntos abordados podrán ser las acciones y decisiones de los empleados con relación a la ergonomía, equipos de protección individual (EPI’s), herramientas y equipos, área de trabajo, procedimientos, protección contra caídas y el uso de productos químicos.

3. Feedback

El feedback debe ser dado durante y/o luego de la observación. Elogiar el buen comportamiento le da coraje a las personas para que continúen esas prácticas. Del mismo modo, el observador puede querer interrumpir y corregir comportamientos indeseados o inseguros a la medida en que observan que eso ocurre, para ayudar a romper las barreras de los malos hábitos.

Incentive a los observadores a que mantengan una comunicación clara con los trabajadores, registrando los motivos que llevaron a estos profesionales a tener un comportamiento inseguro. Esto puede resultar en la falta de recursos que aún no hayan sido abordados por su empresa.

Luego de la finalización de la observación y todo el feedback compartido, el observador debe enviar los comentarios del período para el equipo apropiado, que tomará acciones para garantizar que el buen comportamiento continúe.

Es importante recordar que el objetivo de un programa SBC es el de corregir en vez de castigar comportamientos inseguros.

4. Metas

Como en cualquier programa, la aplicación de metas es una actividad esencial para garantizar su eficacia. Algunas metas que se pueden aplicar a su programa incluyen reducción de incidentes que podrían haber causado accidentes o tener al 100% de los empleados utilizando sus equipos de protección individual (EPI’s) correctamente. Lo importante aquí es que las metas sean mensurables y tangibles. Tener metas administrables con un plan de acción seguramente aumentará la probabilidad de que un programa BBS sea un éxito y garantizará que todos se involucren.

Beneficios

Los principales beneficios del programa SBC son:

  • Visión compartida de la cultura «accidentes cero»;
  • Reducción significativa de accidentes;
  • Involucración de los colaboradores y trabajo en equipo;
  • Refuerzo positivo en vez de responsabilización por los errores;
  • Consolidación de una cultura eficiente en seguridad;
  • Involucración y apoyo directo de la alta dirección y niveles de gerencia.

Consideraciones finales

Con un programa SBC, toda su organización, desde la gerencia hasta los empleados de la línea de frente, está constantemente bajo observación para descubrir tendencias comportamentales inseguras.

El objetivo principal de un programa SBC es el de reforzar positivamente las prácticas seguras, además de identificar estándares comportamentales inseguros. Siempre que fuera necesario, con la finalidad de disminuir o evitar accidentes, se generan acciones oportunas para cambios fundamentales, mejorando constantemente el sistema de gestión de la seguridad del trabajo.

Con el cambio de comportamiento, los colaboradores paran a comprender mejor los riesgos a los cuales están expuestos y las actitudes que necesitan tomar para evitar accidentes y otros desvíos de la seguridad.

Debes haberte dado cuenta de que en muchas de estas etapas el uso de una solución de software proporcionará muchos beneficios. Si aún no usas ningún software para ayudarte en toda la gestión del SSMA, conoce el SoftExpert EHSM, la solución de SoftExpert para la gestión del medioambiente, salud y seguridad. 

 

Quiero conocer SoftExpert EHSM

 

Camilla Christino

Autor

Camilla Christino

Camilla Christino es Analista de Negocios en SoftExpert, graduada en Ingeniería de Alimentos en el Instituto Mauá de Tecnologia. Tiene una sólida experiencia en el área de la calidad en las industrias alimentarias con un enfoque en el seguimiento y adecuación de los procesos de auditoría interna y externa, documentación del sistema de gestión de la calidad (ISO 9001, FSSC 22000, ISO / IEC 17025), Control de Calidad, Asuntos reglamentarios, buenas prácticas de fabricación (BPF)/normas de correcta fabricación (NCF), HACCP y FCC. También está certificada como auditor líder en la norma ISO 9001: 2015.

También puede interesarte:

¡Reciba contenido gratuito en su e-mail!

Inscríbase en nuestra Newsletter y reciba contenidos sobre las mejores prácticas en gestión producidos por especialistas.

Al hacer clic en el siguiente botón, usted confirma que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad.