Sepa cómo la industria farmacéutica puede volverse más productiva aliando tecnología y prácticas de gestión

Después de los récords de ventas alcanzados mundialmente en 2015, la industria farmacéutica pasa por un período de desaceleración en el crecimiento. Estudios recientes apuntan que el costo para investigación y desarrollo de nuevos fármacos continúan creciendo. La tasa es superior a 8% al año. Paralelamente, el sector también enfrenta una presión creciente por la mejora de la productividad.

Durante mucho tiempo, la industria farmacéutica disfrutó de grandes márgenes de ganancia. Fueron generados por el enorme éxito de algunos medicamentos protegidos por patentes. Tales medicamentos representaban un porcentaje significativo de los ingresos de los fabricantes. Un estudio realizado por Healthcare Global trajo revelaciones. Cuando las patentes expiran los grandes fabricantes pierden hasta 90% de los ingresos de esos medicamentos para los genéricos.

La expiración de patentes en masa abrió una gran oportunidad. Los genéricos tomaron cuenta de los estantes, aumentando la competencia para los gigantes farmacéuticos. Eso llevó a la reducción en la participación de mercado de productos que fueron “la gallina de los huevos de oro” en los años 90.

Las grandes ganancias de la década del 90 dejaron a muchos fabricantes acomodados, invirtiendo poco en investigación y desarrollo (I&D). Es común que el proceso de desarrollo de una nueva droga, desde que se inician las investigaciones hasta su llegada al mercado, dure más de 10 años. Eso significa que, hoy, la industria farmacéutica posee un pipeline pequeño. El número de programas de desarrollo de medicamentos frente a la actual demanda del mercado es insuficiente. Eso colocó a muchas farmacéuticas en crisis, resultando en fusiones, adquisiciones y también en dimisiones.

Buscando recuperar el tiempo perdido, ahora la industria trata de mejorar el tiempo del ciclo de investigación y desarrollo. Tratan también de reducir costos operacionales. Para ganar eficiencia y agilizar los procesos de I&D, las empresas farmacéuticas pueden hacer uso de iniciativas como:

Optimizar los procesos de I&D

La Gestión de Procesos de Negocio (o Business Process Management – BPM) puede ayudar. Las empresas farmacéuticas pueden ganar eficiencia a través de una combinación de mejora de procesos, estandarización y automación. Optimizar y automatizar los procesos de negocios elimina redundancias. Muchas de las tareas manuales también pueden ser eliminadas, disminuyendo considerablemente el riesgo de errores y retrabajo en el proceso.

Esa disciplina también ayuda a disminuir el tiempo de lanzamiento de nuevos productos. Además, ayuda a garantizar la conformidad reglamentaria dentro de la fase de investigación y desarrollo, incluyendo: automatizar y simplificar procesos de ensayos clínicos, minimizando errores y riesgos, mejorando la comunicación y promoviendo un ambiente de investigación colaborativa.

Eliminar los desperdicios y las actividades que no agregan valor

La metodología Lean busca eliminar el desperdicio o actividades sin valor agregado, optimizando procesos de punta a punta. Es muy común su aplicación como complemento al BPM. El método ya probó ser eficaz, aumentando la eficiencia de las operaciones y auxiliando en la reducción de costos. Por eso ha atraído cada vez más adeptos. Algunas técnicas Lean como 5S o 5 Porqués, pueden ayudar a mejorar la eficiencia del ambiente de trabajo en laboratorios. Paralelamente, el enfoque en la eliminación de etapas innecesarias puede ayudar a acelerar determinados procesos y reducir el tiempo en cada ciclo.

Promover la disponibilidad del contenido

La industria farmacéutica es altamente regulada y las operaciones de I&D que dependen de documentos y datos confiables son intensas. Por eso, la disponibilidad, la seguridad y la rastreabilidad sobre las informaciones son aspectos críticos en ese segmento.

La Gestión del Contenido Empresarial (Enterprise Content Management – ECM) garantiza la disponibilidad de la versión correcta de políticas, procedimientos y demás informaciones técnicas. Controlan todas las alteraciones, aprobaciones y notifican a los interesados cuando alguna información es actualizada. Las herramientas también generan alertas automatizados. Así es posible evitar la pérdida de plazos y, consiguientemente, la ocurrencia de multas aplicadas por las agencias reguladoras. Los recorridos de auditoría permiten mapear eventuales fragilidades, mostrando en dónde el proceso de gestión de documentos precisa ser mejorado.

Un ejemplo es el caso de União Química, una de las mayores industrias farmacéuticas de Brasil de capital 100% nacional. La empresa implantó SoftExpert Excellence Suite (SE Suite) buscando aumentar la eficiencia de las operaciones. Según la coordinadora de sistemas de calidad, Roberta Rodrigues, hoy todas las aprobaciones electrónicas, indexación y rastreabilidad de los documentos son realizadas a través de la herramienta. El responsable por la división de Gobernanza Tecnológica de União Química, Leonardo Pereira Pedrozo, afirma que la plataforma optimizó recursos y mejoró la gestión de procesos. “Una de las mayores ventajas es el control y seguridad de los documentos, rastreabilidad y la increíble facilidad para búsqueda de registros y documentos, que era una demanda de todas las áreas de la empresa”, evalúa Pedrozo.

Así es posible garantizar la atención a estándares, normativas y legislaciones ampliamente aplicadas en el sector, como ISO 9001 o FDA, haciendo que los procesos sean más rápidos y transparentes.

Elevar la disponibilidad y confiabilidad de los activos

Cuando las personas utilizan un medicamento, esperan que los resultados sean positivos y que puedan mejorar su condición de salud. No hay tolerancia para errores o fraudes en el proceso. Aun así, un estudio realizado por PricewaterhouseCoopers reveló que en 2011, la industria farmacéutica pagó más de US$ 7 mil millones en indemnizaciones.

Los equipamientos sin calibración y mantenimiento adecuado, muchas veces pueden extender el tiempo y, consiguientemente, los costos de las etapas de investigación de medicamentos, experimentos de laboratorio, tests clínicos, entre otros.

Las soluciones de Gestión de Activos Empresariales (Enterprise Asset Management – EAM), que tratan de mantenimiento y calibración, elevan la confiabilidad y optimizan el desempeño de los equipamientos.

Ophthalmos es un caso de empresa que invirtió en la gestión de activos y cosechó buenos resultados. Pionera en Brasil en la fabricación de visco-elástico intraocular, la empresa también implantó SE Suite. Como resultado, consiguió eliminar atrasos en las calibraciones, optimizar el mantenimiento preventivo y mejorar el control de activos e insumos. “Tenemos un mantenimiento menos oneroso y más robusto. Con eso, atendemos a todos los estándares de calidad al mismo tiempo en que generamos indicativos económicos”, finaliza Roberto da Silva Gusmão, Supervisor de Ingeniería Farmacéutica.

Eso impacta directamente en la reducción de gastos innecesarios para las empresas farmacéuticas. También garantiza que puedan continuar promoviendo el bienestar y lanzando nuevos medicamentos en beneficio de aquellos que más precisan.

Administrar riesgos

La desaceleración del crecimiento resulta en caída en el flujo de caja de las empresas. La escasez de recursos limita la capacidad de inversión en innovación y en desarrollo de nuevos productos.

Delante de eso, las industrias farmacéuticas han adoptado diversas estrategias buscando optimizar el presupuesto disponible. Una de las más comunes es la subcontratación de los procesos de investigación y desarrollo. Sea para reducir costos, hacer que los procesos sean más ágiles o elevar la productividad. De esta forma la industria puede conducir un número mayor de proyectos. Eso también eleva las chances de lanzamiento de nuevos medicamentos innovadores y lucrativos.

A través de la Gestión de Riesgos Corporativos (Enterprise Risk Management – ERM), es posible administrar todos los riesgos inherentes a los procesos de I&D. Las herramientas ayudan a identificar, analizar, evaluar, monitorizar y administrar riesgos utilizando un abordaje integrado.

Esos son sólo algunos ejemplos de cómo la tecnología abarcando las disciplinas de BPM, ECM, ERM y EAM, ayudan a elevar la productividad en procesos de I&D y aceleran la entrega de nuevos medicamentos. Los procesos de I&D forman los cimientos de una industria farmacéutica, por eso, eliminar ineficiencias que generan costos innecesarios son iniciativas cruciales en este segmento. Así, es posible beneficiar a millares de pacientes que buscan restablecer su condición de salud para mejorar la calidad de vida.

Marcelo Becher

Autor

Marcelo Becher

Especialista en Gestión Estratégica a través de la PUC-PR. Analista de negocio y de mercadeo en SoftExpert, proveedora de software para automatización y mejora de procesos de negocio, conformidad reglamentaria y gobernanza corporativa.

También puede interesarte:

¡Reciba contenido gratuito en su e-mail!

Inscríbase en nuestra Newsletter y reciba contenidos sobre las mejores prácticas en gestión producidos por especialistas.

Al hacer clic en el siguiente botón, usted confirma que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad.